Significado del Tratado de Versalles

      Comentarios desactivados en Significado del Tratado de Versalles

El Tratado de Versalles es el nombre dado al tratado de paz firmado entre los países europeos y que simboliza el final de la Primera Guerra Mundial, que tuvo lugar entre 1914 y 1918.

El Tratado de Versalles comenzó a desarrollarse en noviembre de 1918 y no se consolidó hasta el 28 de junio de 1919, cuando el ministro alemán Hermann Müller firmó el documento. Con la creación de la Sociedad de Naciones, el Tratado de Versalles fue rectificado en 1920.

A partir de ese tratado se estableció que Alemania era la única responsable del conflicto y que le correspondería a Alemania reparar los daños de la guerra. Las condiciones del tratado fueron muy duras y consideradas humillantes por Alemania.

El descontento de la población por las consecuencias generadas por el tratado fue una de las principales causas de la Segunda Guerra Mundial.

Resumen del Tratado de Versalles

El Tratado de Versalles fue negociado durante meses por los líderes de los países rivales de Alemania durante la Primera Guerra Mundial y fue firmado en el Palacio de Versalles durante la Conferencia de París.

Esos países eran el Reino Unido, Francia, los Estados Unidos e Italia. Italia se retiró pronto de las negociaciones porque no aceptó las condiciones impuestas por los demás países.

Además de estos países, participaron en la Conferencia de París delegaciones de otros 25 países, incluido el Brasil.

Tratado de Versalhesbr
Las delegaciones se reunieron en el salón de los espejos del Palacio de Versalles para firmar el tratado.

Alemania no tuvo la oportunidad de participar en las negociaciones, ni siquiera después de las solicitudes. Philip Scheideman, canciller alemán en ese momento, renunció a su puesto para no firmar el tratado.

El tratado constaba de 15 partes y 440 artículos. El artículo principal, 231, atribuyó la culpa total del conflicto a Alemania:

Alemania y sus aliados son responsables, ya que ellos los causaron, de todas las pérdidas y daños sufridos por los gobiernos aliados y sus asociados, así como por los ciudadanos de estos países, como resultado de la guerra.

Aprenda más sobre la Primera Guerra Mundial.

Puntos principales del Tratado de Versalles

Al ser considerada responsable del conflicto, Alemania se vio obligada a ceder partes de su territorio a los países enemigos. Además de pagar grandes daños y verse obligado a reducir su ejército y su poderío bélico.

Pérdidas territoriales

El Tratado de Versalles redujo el territorio alemán en un 13%, lo que también representó una pérdida del 10% de su población total. Además,

  • Alsacia-Lorena fue devuelta a Francia;
  • Malmedy, Moresnet y Eupen fueron entregados a Bélgica;
  • La cuenca carbonífera del Sarre estaba dominada por Francia;
  • Se cedió a Polonia una franja de tierra que atravesaba el territorio alemán;
  • Memel fue entregado a Lituania;
  • Alemania perdió todas sus colonias en África.

Pérdidas militares

Para debilitar a Alemania y evitar nuevos conflictos, los países que negocian el Tratado de Versalles han tomado medidas para sofocar la capacidad de guerra de Alemania:

  • Prohibición del reclutamiento militar;
  • Limitación del ejército a sólo 100.000 soldados;
  • Prohibición de la marina y la aeronáutica en el país;
  • Se vieron obligados a destruir ametralladoras, rifles y aviones.

Pérdidas financieras

Alemania se vio obligada a pagar una compensación muy alta, dejando a la ya debilitada economía alemana en una gran crisis económica. Francia e Inglaterra exigieron al país una compensación superior a los 200.000 millones de marcos alemanes.

Consecuencias del Tratado de Versalles

La dura imposición del Tratado de Versalles a Alemania ha sumido al país en una gran crisis, con altas tasas de hiperinflación. El descontento crecía entre la población alemana, que encontraba humillantes las medidas del tratado.

El sentimiento de revanchismo compartido por la nación alemana y la insatisfacción con la crisis económica que se produjo después de la pérdida de la guerra hizo que Alemania, bajo el liderazgo de Adolf Hitler, atacara de nuevo a algunas de las principales potencias de Europa.

HitlerHitler aplaudido por los alemanes después de ser nombrado Canciller de Alemania.

Este descontento general también permitió el surgimiento de ideologías políticas radicales, que culminaron en el nazismo y 20 años más tarde en el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Aprenda más sobre el nazismo y el Führer.