Significado del socialismo

      Comentarios desactivados en Significado del socialismo

El socialismo es una doctrina política y económica que surgió a finales del siglo XVIII y se caracteriza por la idea de transformar la sociedad mediante la distribución equilibrada de la riqueza y la propiedad, reduciendo la brecha entre ricos y pobres.

Noël Babeuf fue el primer pensador que presentó propuestas socialistas sin fundamentos teológicos y utópicos como alternativa política.

Carlos Marx, uno de los principales filósofos del movimiento, dijo que el socialismo se lograría a través de la reforma social, con la lucha de clases y la revolución proletaria, porque en el sistema socialista no debería haber clases sociales ni propiedad privada.

Todos los bienes y la propiedad privada pertenecerían a todas las personas y habría una división del trabajo común y los objetos de consumo, eliminando las diferencias económicas entre los individuos.

El sistema socialista se opone al capitalismo, cuyo sistema se basa en la propiedad privada de los medios de producción y el mercado liberal, concentrando la riqueza en unos pocos.

El origen del socialismo tiene raíces intelectuales y surgió como respuesta a los movimientos políticos de la clase obrera y a la crítica de los efectos de la Revolución Industrial (capitalismo industrial). En la teoría marxista, el socialismo representaba la fase intermedia entre el fin del capitalismo y el establecimiento del comunismo.

El socialismo sugería una reforma gradual de la sociedad capitalista, alejándose del comunismo, que era más radical y abogaba por el fin del sistema capitalista y la caída de la burguesía a través de una revolución armada.

Socialismo utópico

El socialismo utópico fue una corriente de pensamiento creada por Robert Owen, Saint-Simon y Charles Fourier. Según los socialistas utópicos, el sistema socialista se asentaría de forma suave y gradual.

El nombre de socialismo utópico apareció gracias a la obra "Utopía" por Tomás Moro, la utopía se refiere a algo que no existe o no se puede lograr. Los primeros socialistas, que eran los utópicos, tenían en mente la construcción de una sociedad ideal, a través de medios pacíficos y la buena voluntad de la burguesía.

Carlos Marx se distanció del concepto de socialismo utópico, ya que según esta corriente la fórmula para lograr la igualdad en la sociedad no se discutió. Lo opuesto al socialismo utópico es el socialismo científico, que criticaba lo utópico porque no tenía en cuenta las raíces del capitalismo. Carlos Marx clasificó los métodos de los utópicos como " burgueses" porque se basaban en la repentina transformación de la conciencia de los individuos de las clases dominantes, creyendo que sólo así se lograría el objetivo del socialismo.

Socialismo científico

El socialismo científico, creado por Karl Marx y Friedrich Engels, era un sistema o teoría basado en el análisis crítico y científico del capitalismo.

El socialismo científico, también conocido como marxismo, se oponía al socialismo utópico porque no tenía la intención de crear una sociedad ideal. Más bien, tenía el propósito de comprender el capitalismo y sus orígenes, la acumulación previa de capital, la consolidación de la producción capitalista y las contradicciones existentes en el capitalismo. Los marxistas anunciaron que el capitalismo sería superado y llegaría a su fin.

El socialismo marxista tenía como fundamento teórico la lucha de clases, la revolución proletaria, el materialismo dialéctico e histórico, la teoría de la evolución socialista y la doctrina de la plusvalía. A diferencia del socialismo utópico y su carácter pacífico, el socialismo científico preveía mejores condiciones de trabajo y de vida para los trabajadores mediante una revolución proletaria y la lucha armada.

Según el marxismo, una sociedad basada en el capitalismo estaba dividida en dos clases sociales: los explotadores (dueños de los medios de producción, de las fábricas, de la tierra), pertenecientes a la burguesía; y los explotados (los que no tenían posesiones y tenían que someterse a los demás). Este duelo entre las clases es lo que transforma y propaga la historia.

Socialismo real

El socialismo real es una expresión que se refiere a los países socialistas que abogan por la propiedad pública de los medios de producción.

En el siglo XX, las ideas socialistas fueron adoptadas por algunos países, como la Unión Soviética (ahora Rusia), China, Cuba y Alemania del Este. Sin embargo, en algunos casos, resultó ser un sistema comunista compuesto por regímenes autoritarios y extremadamente violentos. Este socialismo se conoce también como socialismo real, un socialismo puesto en práctica que causó una tergiversación semántica del “socialismo”, lo que llevó a los regímenes que mostraron falta de respeto por la vida humana.

Ver también:

  • Comunismo y Socialismo