Significado de la oligarquía

      Comentarios desactivados en Significado de la oligarquía

Oligarquía es un término que tiene su origen en la palabra griega “oligarquía” cuyo significado literal es “gobierno de unos pocos” y que designa un sistema político en el que el poder se concentra en un pequeño grupo que pertenece a la misma familia, al mismo partido político o al mismo grupo económico.

La oligarquía se caracteriza por un pequeño grupo que controla las políticas sociales y económicas en beneficio de sus propios intereses.

El término se aplica también a los grupos sociales que monopolizan el mercado económico, político y cultural de un país, aunque la democracia sea el sistema político vigente. Puede ser, por ejemplo, cuando los militantes del mismo partido político ocupan los más altos cargos del gobierno.

Actualmente algunos grupos no institucionalizados como los partidos políticos, las clases sociales, las asociaciones y las familias se consideran formas de oligarquía.

Según Aristóteles y su división de las formas de estado, la oligarquía se contempla como una depravación de la aristocracia, en la que el poder se ejerce en beneficio de un grupo o clase en lugar de la población en general.

Una de las expresiones más conocidas de este sistema político fue la oligarquía espartana, también conocida como oligarquía militar. Esparta estaba gobernada por dos reyes (diarquía) y estaba controlada por un pequeño grupo de las familias más importantes.

La oligarquía en el Brasil y la Antigua República

Con el fin del régimen monárquico y la Proclamación de la República en 1889, Brasil pasó a ser gobernado por una oligarquía. Hasta 1930, el gobierno representaba una élite de grandes terratenientes agrícolas y ganaderos. Se les conocía como coroneles y dominaban la producción de café (en São Paulo) y de leche (en Minas Gerais), en los dos estados más ricos y con el mayor electorado del país. En este sistema, también conocido como la política del café con leche debido a la alternancia de poder entre MG y SP, el poder se concentraba en las familias ricas formando una oligarquía cafetera y controlando las elecciones.

En este período, la región sudeste de Brasil se vio extremadamente favorecida con este sistema mientras que las otras regiones recibieron poca o ninguna inversión. Por esta razón, en las regiones del Sur y del Nordeste surgieron oligarquías disidentes que lucharon y conspiraron contra las fuerzas políticas de São Paulo y Minas Gerais.