Significado de la libertad de expresión

      Comentarios desactivados en Significado de la libertad de expresión

La libertad de expresión es un derecho humano fundamental que garantiza la expresión de opiniones, ideas y pensamientos sin represalias ni censura por parte de los gobiernos, organismos públicos o privados u otras personas.

En Brasil, la libertad de expresión está garantizada por el artículo 5 de la Constitución Federal. También es un derecho establecido en todo el mundo por la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

La doctrina jurídica entiende la libertad de expresión como un derecho que no puede venderse, renunciarse, transmitirse o revocarse.

El límite de la libertad de expresión reside en la superación de los demás derechos fundamentales de los demás individuos. Cuando se cometen prejuicios o se pronuncian palabras racistas, por ejemplo, no se trata de libertad de expresión, sino de un delito contra otra persona que tiene los mismos derechos garantizados y que se considera igual a todos los demás ante la ley. Si la libertad de expresión de uno daña la libertad de otro, entonces se convierte en opresión.

La relación entre la libertad de expresión y los medios de comunicación está marcada principalmente por la cuestión de la censura. Entre los preceptos de un país democrático están precisamente la libertad de expresión de sus ciudadanos y la libertad de prensa. Si no hay libertad de opinión en los medios de comunicación, ya sea mediante la represión de los gobiernos o de los grupos económicos, no existe un estado de derecho democrático.

La libertad de expresión en Internet sigue las mismas reglas que la libertad de expresión en cualquier vehículo de comunicación, y lo mismo se aplica cuando hablamos fuera de los medios de comunicación: ya sea en casa o en la calle. Y debe mantener las mismas garantías y límites. Así como no se dicen palabras racistas porque es un delito, no se utiliza Internet para promover el racismo o la xenofobia.

La contribución de Internet a la libertad de expresión es fundamental, ya que democratiza la información y abre nuevos canales de difusión. Da voz a un sinnúmero de personas y grupos cuyas posiciones permanecerían fuera de los círculos de difusión tradicionales, como los medios de comunicación y la publicidad.

Pero Internet también da cabida a la difusión de pensamientos opresivos y antidemocráticos, bajo el disfraz del anonimato y la protección de estar detrás de la pantalla de la computadora, y no en una confrontación real. Aunque ya existen leyes en contra de esto, se están elaborando normas para regular los delitos cometidos en el entorno virtual, como el ciberacoso.