Significado de la inmunidad

      Comentarios desactivados en Significado de la inmunidad

La inmunidad es la resistencia o protección contra algo, generalmente relacionado con enfermedades e infecciones que pueden atacar el cuerpo de un ser vivo. La inmunidad consiste, pues, en un conjunto de mecanismos que defienden el cuerpo de los agentes infecciosos invasivos.

Con la baja inmunidad del cuerpo, la persona está predispuesta al “ataque” de virus y bacterias que pueden causar varias enfermedades. Por esta razón, es importante mantener una dieta saludable y diversificada para evitar la caída del sistema inmunológico.

Para aumentar la inmunidad o mantenerla bajo control es aconsejable tomar todas las vitaminas y minerales básicos para el funcionamiento de las células y las funciones corporales, incluidos los linfocitos (también conocidos como glóbulos blancos), que forman parte de las defensas del cuerpo.

Además de los alimentos que aumentan la inmunidad, como los ricos en proteínas, minerales, carbohidratos y lípidos, otros hábitos considerados saludables son importantes para aumentar o mantener una buena inmunidad:

  • Dormir bien (por lo menos 8 horas al día);
  • evitar el consumo de bebidas alcohólicas y drogas;
  • tener una buena higiene diaria (ducharse, cepillarse los dientes, etc.);
  • evitar el estrés prolongado;
  • la falta de ejercicio físico, así como la actividad física excesiva, por ejemplo.

Inmunidad innata e inmunidad adquirida

La inmunidad humana puede ser innata, es decir, esa resistencia que es natural para el individuo, o adquirida, generalmente a través de las vacunas, y a través del contacto con los propios agentes infecciosos (microbios y virus) o tóxicos (como los venenos).

En la inmunidad adquirida, el organismo infectado produce anticuerpos específicos contra la toxina del microorganismo invasor. Así, si el mismo agente ataca de nuevo, el organismo ya está preparado para neutralizar y prevenir la infección, por ejemplo.

Hay algunas enfermedades de inmunodeficiencia, es decir, que atacan directamente el sistema inmunológico de la persona. El VIH es un ejemplo de un virus que afecta a la inmunidad humana, responsable de causar el SIDA.

En algunos casos, las personas pueden nacer con baja resistencia debido a complicaciones genéticas en su sistema inmunológico. En estos casos, es indispensable un seguimiento regular con un médico, además de la ingestión de medicamentos que puedan compensar la falta de sustancias que ayuden a las defensas del cuerpo a funcionar correctamente.

Véase también: Significado de la inmunización.

Etimológicamente, la palabra “inmunidad” se originó del latín immunitas, que significa “exención”, “dispensación” y “liberación”, en este caso relacionado con cargos o impuestos, por ejemplo.

Sobre la base de este significado, la inmunidad puede seguir representando los privilegios de un determinado grupo o posición, como por ejemplo la exención del pago de impuestos o de cargas fiscales.

Inmunidad parlamentaria

Es un derecho garantizado a los miembros del Poder Legislativo, para que puedan ejercer sus funciones sin abusos o violaciones del Poder Ejecutivo o Judicial. Así pues, los legisladores pueden ser libres de actuar, de acuerdo con sus actividades, sin correr el riesgo de ser perseguidos, por ejemplo.

Aprenda más sobre la inmunidad parlamentaria.