Significado de Inmigrante

      Comentarios desactivados en Significado de Inmigrante

Un inmigrante es el que inmigra, es decir, el que entra en un país extranjero para residir o trabajar. El inmigrante es visto desde la perspectiva del país que lo recibe, es el individuo que vino del extranjero.

Por ejemplo: el Brasil ha recibido un gran número de inmigrantes de Haití, que buscan vivienda y empleo.

El término “inmigrante” no es apropiado para referirse a los movimientos migratorios internos o interregionales, es decir, los que se llevan a cabo dentro de las mismas fronteras políticas.

Para permanecer legalmente en el territorio elegido, el inmigrante debe seguir las “leyes de inmigración” establecidas en cada país.

Inmigración y Emigración

La inmigración y la emigración son movimientos de la población en el marco internacional. Por inmigración se entiende la entrada de personas o grupos, considerada desde el punto de vista del país receptor.

El término “inmigración” se aplica únicamente a las personas que desean obtener la residencia permanente en el país de adopción participando en la vida social.

La emigración es el éxodo de individuos o grupos, considerado desde el punto de vista del país de origen. En el ámbito sociológico, la emigración consiste en el abandono voluntario de su país de origen por razones políticas, económicas, religiosas, etc.

Por ejemplo: el gran número de emigrantes que salen de Haití es consecuencia de la inestabilidad política, la economía decadente y el gran terremoto que devastó el país.

Inmigrantes en Brasil

El fenómeno de la inmigración en Brasil comenzó a ser más significativo en 1808, con la llegada de la familia real y la apertura de los puertos. Más tarde, en 1850, el número de inmigrantes aumentó cuando el comercio de esclavos se detuvo. La mayor parte de esta llegada de inmigrantes al país estaba vinculada a la necesidad de mano de obra para las plantaciones de café y fue una iniciativa del Estado o de individuos, principalmente agricultores.

Los principales grupos de inmigrantes que llegaron al Brasil durante este período fueron los portugueses, italianos, españoles, japoneses, alemanes, eslavos y sirio-libaneses.

En 1934, la inmigración disminuyó drásticamente, principalmente debido a la Constitución, que estableció medidas restrictivas a la llegada de extranjeros.