Significado de la inmigración y la emigración

      Comentarios desactivados en Significado de la inmigración y la emigración

La inmigración y la emigración son fenómenos espontáneos relacionados con el acto de establecer una nueva residencia en un país o región diferente del lugar de origen.

Los fenómenos migratorios tienen una base legal. Por ejemplo, la emigración está consagrada en la ley fundamental del principio Nº 2 del artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a salir de su país, incluso el suyo propio, y a regresar a su país”.

En el contexto sociológico, la emigración consiste en el abandono voluntario del país de manera temporal o permanente por razones políticas, económicas o religiosas. La emigración significa para el país de origen una pérdida de mano de obra, pero en el caso de los países superpoblados esta pérdida se compensa con los numerosos puestos de trabajo que quedan vacantes. Para el país receptor de los emigrantes, éstos son útiles cuando la expansión de la economía necesita un personal más productivo. Entre los grandes movimientos de emigración destaca el de los territorios americanos entregados a los emigrantes, básicamente de Europa, Japón y China.

Diferencia entre emigración e inmigración

Emigrar significa dejar el lugar de origen (la patria) con la intención de establecerse en un país extraño. Un individuo que se encuentra en esta situación se llama emigrante en su tierra natal.

La inmigración es el fenómeno liderado por el mismo individuo, pero visto desde la perspectiva del país que lo recibe. En otras palabras, es la entrada de aquellos que vienen del extranjero por motivos de trabajo y/o residencia, convirtiéndose en llamados inmigrantes.

Podemos dar como ejemplo un brasileño que se ausenta de Brasil por un largo período para trabajar en los Estados Unidos. En Brasil se le llama “emigrante” y en Estados Unidos se le considera “inmigrante”.

Emigración e inmigración en el Brasil

El fenómeno de la migración siempre ha estado presente en la vida humana, marcando períodos importantes en la historia de muchas naciones. En Brasil, el siglo XIX y el comienzo del siglo XX fueron particularmente importantes en la caracterización de Brasil como país anfitrión con la llegada de inmigrantes europeos (portugueses, italianos, españoles, alemanes) e inmigrantes japoneses para trabajar en la agricultura.

A finales del siglo XX se produjo una inversión de las corrientes migratorias, predominando la emigración de brasileños a los Estados Unidos, el Japón y Europa.