Significado de la historiografía

      Comentarios desactivados en Significado de la historiografía

La historiografía es el estudio de cómo se escribe la historia y cómo nuestra comprensión histórica cambia con el tiempo.

Este estudio considera los enfoques utilizados por los historiadores y trata de entender cómo y por qué sus teorías e interpretaciones difieren.

Mientras que el pasado en sí mismo nunca cambia, la escritura de la historia siempre está evolucionando. Los nuevos historiadores exploran e interpretan el pasado.

Desarrollan nuevas teorías y conclusiones que pueden cambiar la forma en que entendemos el pasado. La historiografía reconoce y discute este proceso de cambio.

En general, es un estudio difícil y complejo. Es un componente importante de la mayoría de los cursos de historia de las universidades, en los que se espera que los estudiantes conozcan el pasado y cómo se ha interpretado a lo largo del tiempo.

Hoy en día, muchos cursos de la escuela primaria y secundaria incluyen algo de historiografía básica, generalmente a través del estudio de diferentes historiadores e interpretaciones históricas que compiten entre sí.

¿Cuál es la diferencia entre la historia y la historiografía?

La historiografía es el estudio de las mejores formas de interpretar las fuentes históricas y las formas en que se escribe la historia (investigación histórica e historia de la historia).

La historia, por otro lado, es lo que se escribe sobre el pasado, con el objetivo de acercarlo lo más posible a lo que ocurrió.

¿Cuál es el propósito y la importancia de la historiografía?

Para entender la historiografía, primero hay que ser consciente de que la comprensión del pasado no es inmune a la crítica, el desafío o la revisión.

También es necesario comprender la diferencia crítica entre los hechos históricos (situaciones presentadas de manera concluyente por las pruebas y aceptadas como verdaderas) y la historia (el estudio y la interpretación humana de esas situaciones).

El pasado ciertamente contiene millones de verdades o hechos concretos, por ejemplo:

  • Abraham Lincoln fue disparado y asesinado por John Wilkes Booth en 1865;
  • Los japoneses bombardearon Pearl Harbor en diciembre de 1941;
  • Alemania estaba dominada por una hiperinflación desenfrenada en 1923;
  • Brasil pasó por un período de dictadura militar entre 1964 y 1985.

Con las pruebas disponibles, estos hechos son indiscutibles. Sin embargo, desde un punto de vista restrictivo, pueden estar aislados o carecer de sentido.

El papel del historiador es dar sentido a estos hechos a través de la investigación y el análisis. Para ello, examinan e interpretan las pruebas, forman conclusiones, desarrollan teorías y articulan sus hallazgos por escrito.

Los historiadores deben responder a muchas preguntas, incluyendo:

  • Cómo y por qué surgieron ciertas acciones, eventos o ideas (causas);
  • Los resultados de ciertas acciones, eventos o ideas (efectos o consecuencias);
  • Las contribuciones hechas por diferentes personas y grupos (acciones);
  • La importancia relativa o el impacto de las diferentes personas, grupos o ideas (significado);
  • Situaciones que han cambiado y otras que han permanecido iguales durante un período de tiempo (cambio y continuidad).

A diferencia de las ciencias físicas, la historia produce muchas respuestas diferentes a la misma pregunta. Los historiadores a menudo estudian los mismos hechos, pero terminan con diferentes explicaciones o conclusiones.

Es a partir de este momento que surge el estudio historiográfico, analizando las interpretaciones de un tema específico escrito por los historiadores, sobre el pasado.

Específicamente, una historiografía identifica a los pensadores influyentes y revela la forma del debate académico sobre un tema determinado.

El propósito principal de escribir un artículo historiográfico es transmitir la comprensión de otros historiadores sobre un tema en particular, más que analizar el tema en sí.

Alternativamente, una historiografía puede actuar como una introducción a un gran trabajo de investigación, en el que se añadirá su propio análisis. Así que una buena historiografía hace lo siguiente:

  • Libros de notas y artículos influyentes que han ejemplificado, dado forma o revolucionado un campo de estudio;
  • Muestra qué académicos fueron más eficaces para cambiar el alcance del debate;
  • Describe las tendencias actuales en el campo de estudio.

Ver también el significado de la historia.