Significado del fuego

      Comentarios desactivados en Significado del fuego

Es la consecuencia de una reacción de combustión química exotérmica entre un tipo de combustible (gasolina, alcohol, madera, entre otros) y un oxidante (oxígeno), liberando así luz y calor.

¿Qué causa el fuego y cuáles son sus componentes?

Para que el fuego realmente ocurra, se necesitan tres elementos esenciales:

  • el combustible: todo lo que puede entrar en combustión, es decir, quemarse. Los ejemplos más comunes son: madera, plástico, papel, entre otros;
  • el oxidante: el elemento que permite la combustión, es decir, entra en contacto con el combustible para quemarlo. El mayor ejemplo de un agente oxidante es el oxígeno;
  • calor: cualquier energía activa que permita la combustión entre los dos primeros elementos.

Estos tres elementos juntos se conocen como el Triángulo de Fuego, como se ilustra en la imagen de abajo.

triangulodefogoTriángulo de Fuego, con los tres elementos principales: oxígeno, calor y combustible.

El proceso del fuego comienza cuando las partículas del material calentado se rompen, uniéndose al oxígeno del aire. De esta unión surgen las moléculas de agua, que se transforman en llamas. Lo que queda de esta reacción se convierte en luz y calor.

Sólo en el siglo XIII se descubrió que el oxígeno es el mayor responsable de que ocurra un incendio. Hasta entonces, se creía que esta función era responsabilidad de una sustancia llamada “floguisto”, que resultó ser inexistente.

fireProceso de reacción química que produce fuego, siendo la madera el combustible y el oxígeno.

Los diferentes colores del fuego

El color del fuego es el resultado de la temperatura a la que arde y, como resultado, cada parte de su llama tendrá un color diferente.

La luz del fuego está formada por fotones, es decir, pequeñas partículas que funcionan como una onda electromagnética. La luz de fuego, por lo tanto, es el resultado del tamaño de esta onda. Para cada tamaño y temperatura, tenemos un color diferente.

Las ondas consideradas más grandes, son más rojas, mientras que las ondas más pequeñas son más azules. En una vela, por ejemplo, la base de la llama es más azul, porque tiene mucha energía y calor, con ondas electromagnéticas más cortas.

Ya en la parte superior de la llama de una vela, notamos que el color es más rojo, porque su energía es menor y la onda de fotones es más larga y con menos calor.

velaEjemplo de la llama de una vela

El origen del fuego

Hace más de 400 millones de años, el primer contacto del hombre con el fuego fue a través de un rayo. Cuando chocaban con el bosque, los rayos causaban llamas o incluso grandes incendios.

Debido a que no sabían de qué se trataba el fuego y cuando vieron lo que era capaz de hacer a través de los incendios, el hombre tuvo durante muchos años miedo de esta reacción química desconocida.

Sin embargo, cuando notaron la sensación de calor producida por el fuego, comenzaron a utilizar el resto de las chispas producidas por este choque de rayos en los árboles. El problema es que notaron que la chispa duraba poco tiempo y no satisfacía sus necesidades diarias.

El descubrimiento del fuego por el hombre y sus usos

Como no sabían cómo producir las chispas, el hombre dependió de la acción del rayo durante muchos años. Pero, entre 1,8 millones y 300 mil años atrás, el Homo Erectus, un ser con el razonamiento más evolucionado, notó que frotando una piedra sobre otra (o madera), haciendo fricción, podía generar chispas.

Fue, por fin, el descubrimiento del fuego. A partir de entonces, el hombre comenzó a notar el poder que tenía esta reacción química y comenzó a utilizarla:

  • Cocinar la carne: antes, la carne de caza se pudre porque está en su estado natural y expuesta al clima. Después del descubrimiento del fuego, el hombre comenzó a asarlos, porque notó que duraban más para su consumo.
  • Cocinar verduras y hortalizas: algunas verduras y hortalizas que antes eran más difíciles de consumir crudas, ahora están más implantadas en la dieta con su cocción en el fuego. En este punto, la mayor ventaja del hombre era consumir alimentos con más nutrientes, lo que significaba progresivamente una gran reserva de energía en el cuerpo, desarrollando nuevas capacidades, incluyendo la de razonamiento.
  • Calentamiento: el hombre comenzó a calentarse, teniendo mayor poder de locomoción dentro y fuera de las cuevas.
  • Desarrollo de la artesanía: el hombre también descubrió que mezclando agua hervida por el fuego con arcilla, podía desarrollar recipientes que servían para almacenar agua y comida;
  • Desarrollo de herramientas: cuando notaron que el fuego era capaz de fundir algunos metales, comenzaron a producir herramientas como martillos, cuchillos, lanzas y cubiertos.

Por su gran importancia y utilidad, el fuego ha sido durante millones de años, un elemento aplaudido por el pueblo. En la Antigua Grecia, por ejemplo, condujo a grandes historias de la mitología.

Hasta el día de hoy, el fuego es la principal fuente de energía para los seres humanos, siendo utilizado para producir energía eléctrica y calefacción.

¿Cuál es la reacción química en una cerilla?

La cabeza del palo de fósforo tiene 3 elementos principales, con funciones importantes para que se produzca la combustión. Estos son ellos:

  • Sulfuro de antimonio: sirve como combustible;
  • clorato de potasio: sustancia que ayuda a que el combustible se queme;
  • Fosfato de amonio: elemento que impide la producción de una gran cantidad de humo.

Hay una cera de parafina que ayuda a que la llama se extienda sobre el fósforo, además del tinte, lo que deja la cabeza del palo roja.

En la caja, la superficie lateral contiene polvo de vidrio, responsable de ayudar a frotar el palillo, y el fósforo rojo, que permite que el fuego se encienda.

Cuando la cabeza del palo de fósforo se frota en la caja, se emite calor. Esta energía convierte el fósforo rojo contenido en la caja en fósforo blanco, que reacciona fácilmente al oxígeno presente en el aire.

Esta misma emisión de calor también hace que el clorato de potasio presente en la cabeza del fósforo se queme, reaccionando al oxígeno presente en el aire, que al entrar en contacto con el combustible produce la llama.

Las causas y los impactos de los incendios forestales

Los incendios forestales pueden ocurrir en zonas de bosques en muchos lugares del mundo. Esta es una de las mayores preocupaciones de los ecologistas, ya que la quema de un bosque o parte de él puede traer grandes pérdidas y consecuencias para el equilibrio del medio ambiente.

Las principales causas de los incendios forestales son:

  • Causas naturales: el propio calor y la baja humedad de ciertos lugares del bosque, como el cerrado brasileño, provocan una combustión que genera grandes incendios;
  • Falta de conciencia: los cigarrillos tirados al borde de la carretera, las fogatas mal apagadas y los globos son algunos de los responsables de los grandes incendios forestales, ya que sirven como puntos calientes. Esto ocurre como consecuencia de la falta de conciencia de la población local y del turismo;
  • Causa intencional: muchos casos de incendios pueden ser deliberados, especialmente en el caso de cazadores que buscan ciertas especies de animales.

incendioImagen representativa de un incendio forestal

El bosque tiene un gran papel ecológico, al absorber el carbono y suministrar el oxígeno a la atmósfera, manteniendo el equilibrio del medio ambiente. Por esta razón, los incendios forestales son una preocupación constante de los ecologistas.

¿Cómo prevenir los incendios forestales?

La primera medida que se debe tomar es la concienciación educativa de las comunidades que viven cerca de las zonas forestales.

Además, otra medida importante es que las autoridades gubernamentales estén disponibles para recibir informes sobre cualquier actitud sospechosa en estas áreas, de manera que puedan evitar daños importantes por adelantado.

Hoy en día, muchas zonas con constantes incendios forestales ya se previenen en tiempos de sequía, lo que ayuda a la eliminación previa de los brotes de fuego.

Vea también el significado:

  • Ecosistema
  • Medio ambiente
  • Ecología
  • Homo Erectus