Significado de la Etimología

      Comentarios desactivados en Significado de la Etimología

La etimología es el estudio gramatical del origen y la historia de las palabras, de dónde vinieron y cómo evolucionaron a lo largo de los años.

De la etimología griega, la etimología se ocupa de encontrar los llamados étimos (palabras que originan otros) de las palabras. Después de todo, cada palabra conocida tiene un significado y una derivación de alguna otra palabra, que puede pertenecer a otro idioma o a un idioma ya extinguido.

Un gran ejemplo es el latín, idioma que ha estado en desuso durante muchos años y que es responsable de la formación de varias palabras que actualmente se utilizan en el portugués, el español, el italiano y el francés, entre otros, que se denominan “lenguas latinas”.

Pero no sólo del latín construimos nuestro vocabulario. Incluso hoy en día, muchos de los términos que usamos en la vida cotidiana tienen su origen en lenguas o culturas extranjeras que ya no existen, como el tupí-guaraní. En el portugués que se habla en el Brasil, hay muchas expresiones y palabras que tienen sus raíces en el idioma tupí, como ipanema, copacabana, piña, anacardo y otras innumerables.

Los responsables del estudio del origen y la historia de las palabras son los etimólogos, que tratan de explicar por qué ciertos términos se escriben de una determinada manera, aunque la pronunciación sea diferente. Ejemplo: “casa” (“s” con el sonido de “z”) o “manzana” (“ç” con el sonido de “s”).

También hay etimologías falsas, que el sentido común y la cultura popular suelen atribuir a una palabra que es simplemente similar a otra, pero sin prueba de un etimólogo.

Por ejemplo, la palabra forró, según la falsa etimología, se habría derivado del inglés for all (“para todos”, en portugués), pero los etimólogos dicen que el término es en realidad sólo una abreviatura de la expresión forrodobó, que ya existía hace mucho tiempo en el Brasil.

Mira los ejemplos del origen etimológico de algunas palabras de la lengua portuguesa:

  • Piña: de tupi iba-cati (fruta que huele mucho)
  • Trabajo: del latín tripaliu (ser torturado)
  • Corazón: del latín cor o cordis (corazón)
  • Ciudadanía: del latín civitas (ciudad)
  • Amor: del latín love (la ortografía y el significado siguen siendo los mismos que en el latín original)
Rate this post