Significado del Estado Laico

      Comentarios desactivados en Significado del Estado Laico

Estado laico significa un país o nación con una posición neutral en el campo religioso. También conocido como estado secular, el estado secular tiene como principio la imparcialidad en asuntos religiosos, no apoyando o discriminando ninguna religión.

Un estado secular defiende la libertad religiosa de todos sus ciudadanos y no permite la interferencia de los movimientos religiosos en asuntos sociopolíticos y culturales.

Un país laico es aquel que sigue el camino del laicismo, una doctrina que sostiene que la religión no debe tener influencia en los asuntos del Estado. El secularismo fue responsable de la separación entre la Iglesia y el Estado y cobró fuerza con la Revolución Francesa.

El Brasil es oficialmente un Estado laico, ya que la Constitución brasileña y otras leyes prevén la libertad de creencias religiosas para los ciudadanos, además de la protección y el respeto de las manifestaciones religiosas.

El artículo 5 de la Constitución brasileña (1988) establece:

“VI – la libertad de conciencia y de creencia es inviolable, asegurándose el libre ejercicio del culto religioso y garantizándose la protección de los lugares de culto y sus liturgias en la forma de la ley;”

Sin embargo, la laicidad del Estado presupone la no intervención de la Iglesia en el Estado, y un aspecto que contradice esta postura es la enseñanza religiosa en las escuelas públicas brasileñas.

En los países que no son seculares (teocráticos), la religión ejerce su control político para definir las acciones gubernamentales. En los países teocráticos, el sistema de gobierno está sujeto a una religión oficial. Algunos ejemplos de naciones teocráticas son: Vaticano (Iglesia Católica), Irán (República Islámica) e Israel (Estado Judío).

También existe el concepto de un estado confesional, en el que el estado reconoce una religión particular como la oficial de la nación. No obstante, no hay que confundir el Estado teocrático con el Estado confesional, porque en el primer caso es la religión la que define el curso del país, mientras que en el segundo la religión no es tan importante como en el primero, pero sigue teniendo mucha más influencia que en un Estado laico.