Significado de la esquistosomiasis

      Comentarios desactivados en Significado de la esquistosomiasis

La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria infecciosa, también conocida como “vientre de agua”, que ataca principalmente al hígado y al bazo y es causada por gusanos del género Schistosoma.

La transmisión de la esquistosomiasis se produce por contacto con las aguas superficiales donde hay caracoles (huéspedes intermedios) que liberan cercárias.

Al principio, la enfermedad no manifiesta síntomas, pero puede evolucionar hacia formas clínicas extremadamente severas.

Ciclo de esquistosomiasis

  1. La fuente de la infección de la esquistosomiasis es el hombre infectado al eliminar los huevos viables de Schistosoma mansoni a través de las heces;
  2. En contacto con el agua, estos huevos se rompen y permiten la salida de la forma larval ciliada, llamada miracidia;
  3. Los milagros penetran en el caracol, donde se multiplican y, después de 4 a 6 semanas, comienzan a abandonarlo en gran número, principalmente bajo la acción del calor y la luz;
  4. La forma infecciosa larval que sale del caracol se llama cercária;
  5. Las cercárias penetran en el hombre (huésped definitivo) a través de la piel y/o las membranas mucosas;
  6. Después de cruzar la piel o la mucosa, las cercárias pierden su cola y se vuelven esquistosomales;
  7. Estos caen en la circulación venosa y llegan al corazón y los pulmones, donde permanecen por algún tiempo;
  8. Luego regresan al corazón, desde donde son lanzados a varios lugares del cuerpo a través de las arterias, siendo el hígado el órgano preferido para localizar el parásito;
  9. En el hígado, las formas jóvenes se diferencian sexualmente y crecen alimentándose de sangre;
  10. Desde el hígado migran a las venas del intestino, donde llegan a la forma adulta, se aparean y empiezan a poner huevos, comenzando el ciclo de nuevo.

Manifestación de esquistosomiasis

Fase temprana (dermatitis cercariana y esquistosomiasis aguda)

La fase inicial de la esquistosomiasis se caracteriza por la penetración de cercária en la piel, que puede ser asintomática o presentar un picor intenso (dermatitis cercariana).

Estas manifestaciones suelen durar entre 24 y 72 horas, y pueden durar hasta 15 días. Alrededor de 1 a 2 meses después, aparecen síntomas inespecíficos como fiebre, dolor de cabeza, anorexia, náuseas, astenia, mialgia, tos y diarrea, que caracterizan a la esquistosomiasis en su forma aguda.

El hígado y el bazo aumentan ligeramente de volumen y el individuo presenta un deterioro sensible de su estado general, y en algunos casos puede morir. Después de seis meses de infección, existe el riesgo de que la enfermedad evolucione a la fase crónica.

Fase crónica

En esta etapa, el hígado suele ser el órgano más comprometido y la enfermedad puede evolucionar en varias formas clínicas (intestinal, hepatointestinal y hepatoesplénica).

Tratamiento de la esquistosomiasis

El tratamiento de la esquistosomiasis se realiza con drogas de baja toxicidad como el praziquantel y la oxamniquina, que es el medio de tratamiento recomendado para la mayoría de las personas con óvulos viables en las heces o en la mucosa rectal.

Rate this post