Significado de la discreción

      Comentarios desactivados en Significado de la discreción

La discreción es la cualidad de lo que depende de la decisión de una autoridad con poder discrecional. Pero también puede referirse a la libertad otorgada a la Administración Pública para actuar y tomar decisiones dentro de los límites de la ley.

Esto significa que el Principio de Discreción es la opción que se da, dentro del ámbito de la Ley, para elegir una de las diversas hipótesis previstas por la ley y la Constitución sobre un asunto determinado.

Las decisiones adoptadas en virtud de facultades discrecionales deben seguir ciertos criterios específicos, como la oportunidad, la conveniencia, la equidad, la equidad y el interés público.

La facultad de discreción se otorga a la Administración Pública para que actúe libremente, dentro de los límites de la ley y en defensa del orden público, garantizando la autoridad del público sobre el individuo.

En un sentido más amplio, la discreción corresponde a lo que no está restringido.

Discreción y vinculación

Cuando la ley prevé todos los aspectos de un determinado acto administrativo, la Administración Pública actúa con carácter vinculante, es decir, sin margen para la interpretación subjetiva del caso, aplicando la única solución posible que describe la legislación.

Sin embargo, cuando la ley no abarca previamente todos los aspectos del acto administrativo, la Administración Pública actúa con discreción, y corresponde al agente que evalúa el caso respectivo decidir la mejor solución, siguiendo las directrices de la legislación y el interés público.

Véase también: importancia del derecho administrativo.