Definición de Selección Natural

Qué es la selección natural

Selección natural es el término que nace del proceso sugerido por el naturalista británico Charles Darwin (1809 – 1882) para explicar cómo los entornos son comisionados por para “seleccionar” a los individuos más apropiados para vivir en un lugar determinado.

Para ello, Darwin utilizó la Teoría de la Evolución de las Especies, también conocida como Darwinismo o Evolucionismo y los procesos de: migración, deriva genética y mutación para establecer las bases teóricas.

De esta manera, las especies están dotadas de varias características. Los que se consideran más favorables se destacan y sobreviven en relación con los que se consideran más frágiles. La selección se realiza con acción sobre el fenotipo (características observables) y si este mismo fenotipo tiene una base genética desencadenará un mayor incremento en las próximas generaciones.

En otras palabras, las características o cualidades favorables se mantienen y destacan con cada generación, mientras que las características o defectos desfavorables se eliminan. La base de esta teoría tiene en cuenta tres aspectos principales: variedad de especies, reproducción diferenciada y herencia.

Sin embargo, la selección natural es un proceso lento y continuo, en el que las características favorables se transmiten genéticamente de generación en generación, mientras que las características consideradas desfavorables se extinguen lentamente porque no pueden permanecer y transmitirse a la descendencia.

La selección natural implica la observación y comprensión del proceso de adaptación de las especies al medio ambiente. Darwin tuvo esta comprensión durante su largo viaje por Sudamérica y, en particular, por la isla de Galápagos, donde pudo llevar a cabo varias investigaciones y experimentos, que luego publicó en su obra más famosa “El Origen de las Especies” (1859), donde se aproximó a las diversas formas de vida que existen en la Tierra.

Aunque variadas en número y categorías de especies, estas formas de vida son descendientes de un antepasado primitivo y antiguo. Sin embargo, las condiciones ambientales influyen en gran medida en el desarrollo de las especies, creando obstáculos para algunos y beneficiando a otros.

Así, la naturaleza selecciona las especies más fuertes y adaptadas para continuar su perpetuación y excluye las que no se han desarrollado. Las especies fuertes o supervivientes también pueden contribuir a la aparición de nuevas especies.

Selección natural y artificial

Como el propio término sugiere, la selección natural y artificial es la que realiza la naturaleza sin interferencia humana. Corresponde al medio ambiente elegir las mejores especies que puedan determinar el hábitat y ayudar a la aparición de nuevos seres, es decir, de sus descendientes.

La selección artificial , por otro lado, es la realizada en el laboratorio por el hombre donde se elige y se somete al cruce de algunas características. Este procedimiento es bastante común en plantas y animales.

Se considera una alternativa viable y beneficiosa para resolver los problemas relacionados con la producción y distribución de alimentos a la población. Los científicos buscan mejorar las plantas y, para ello, estudian y llevan a cabo experimentos que tienen como objetivo, entre otros factores, combatir las plagas que contaminan las plantas y hacer irreparable su pérdida.

En este caso, pueden insertar genes que tengan características suficientes para evitar la contaminación, así como aumentar la cantidad de la misma planta que no es viable de forma natural.

Sin embargo, los estudios realizados se basan en la selección de los genitores y en la caracterización de la variabilidad genética existente. Así, es posible hacer que una planta comestible ofrezca un mayor número de nutrientes, frutos o incluso semillas o, en el caso de los animales, una mayor cantidad de carne.

También es posible cruzar dos especies diferentes, cuyo resultado es la aparición de animales híbridos como el burro y la yegua que genera la mula. Así, la selección artificial comenzó a denominarse crianza selectiva. Algunos casos famosos y curiosos son los siguientes:

La paloma de Budapest: Sus características predominantes son: la acción de recostarse durante un vuelo o su intento y debido a anomalías de serotonina el animal se siente aprehendido para volar;

Gibber Italicus Canary: Tiene una hermosa apariencia y timbre para cantar, pero son muy susceptibles a lesiones e infecciones;

Chabacano Cabra: Tiene mandíbulas inferiores muy cortas y hocico, cuya apariencia está cerca de la cara humana. Son sensibles a los miedos que terminan provocando desmayos debido a la rigidez muscular extrema.

El significado de la Selección Natural está en la categoría Significados.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.