Significado de la conmoción, la confusión y la amenaza

      Comentarios desactivados en Significado de la conmoción, la confusión y la amenaza

El choque, la turbiedad y la amenaza son conceptos que pertenecen a la ley de las cosas, según el derecho civil.

Los institutos de ruido, turbidez y amenaza son diferentes formas de perturbar el derecho de posesión. Cada una implica una situación específica que requiere acciones legales separadas para resolver la cuestión.

La escoria de la posesión (o posesiva) consiste en la privación total de la posesión de un bien. A través de ella el poseedor pierde todo contacto con el bien hervido. También se llama escombros violentos, cuando la ofensa implica medidas que hacen imposible que el poseedor recupere el bien.

Ejemplo: João invade la granja de Jorge y rodea la propiedad, haciendo imposible que el propietario acceda al sitio.

La turbidez es una ofensa menor al derecho de posesión. Consiste en un ruido parcial en el que el poseedor pierde sólo una parte de la posesión de un bien, sin ninguna pérdida de contacto con el bien turboalimentado.

Ejemplo: João lleva sus caballos todos los días a pastar a la granja de Jorge.

La amenaza es sólo la inminencia de un ruido o de un tumulto. No se trata, por tanto, de un delito realizado, sino sólo de un temor justificado de que se viole el derecho de posesión.

Ejemplo: Los manifestantes se reúnen frente a un edificio público y amenazan con ocupar el lugar.

¿Cuáles son las acciones apropiadas en casos de ruido, turbidez y amenaza?

El Código Civil brasileño establece en su artículo 1.210 que

El poseedor tiene derecho a que se le mantenga en posesión en caso de turbidez, a que se le devuelva en caso de derroche y a que se le asegure una violencia inminente si teme justamente ser molestado.

Las medidas judiciales aplicables en los casos de violación del derecho de posesión se denominan acciones de posesión. Las acciones posesivas aplicables en cada caso son:

  • En los casos de residuos: la acción de recuperación es apropiada.
  • En casos de turbidez: es posible mantener la posesión.
  • En caso de amenaza: está prohibido.

Especialmente en los casos de invasión parcial de tierras (que en teoría configuraría la turbinación), la jurisprudencia entiende que la acción apropiada es la reposesión, considerando que el objetivo del poseedor, después de todo, es recuperar la propiedad.

Las especificidades entre cada demanda de posesión son de poca relevancia en vista de que el sistema jurídico prevé la fungibilidad entre ellas, es decir, la posibilidad de sustitución de una por otra, en los casos en que la demanda presentada no sea la técnicamente correcta. En este sentido, el Código de Procedimiento Civil establece:

Art. 554. La interposición de una demanda de posesión en lugar de otra no impedirá que el juez conozca la demanda y conceda la protección jurídica correspondiente a aquella cuyos supuestos se prueben.

¿Cómo se procesan las demandas por posesión?

Según el Código de Procedimiento Civil, las acciones posesorias siguen el procedimiento común. Sin embargo, si se presenta una demanda en el plazo de un año a partir de la turbidez o los escombros, el procedimiento será sumario, previsto entre los artículos 560 y 566 del Código de Procedimiento Civil. En tales casos, el demandante puede solicitar, además de la recuperación, el mantenimiento y la seguridad de la cosa:

  • la condena por daños y perjuicios;
  • compensación de los frutos;
  • la imposición de una medida necesaria para evitar más turbidez o ruido;
  • cumplimiento de la tutela provisional o definitiva (anticipación de la solicitud del autor);

Corresponde al demandante del pleito de posesión demostrar su derecho de posesión, la existencia y la fecha de la turbiedad o el desecho, así como la continuación de la posesión en los casos de acción de mantenimiento o la pérdida en los casos de acción de reintegración.

Si la petición inicial se presenta debidamente, el juez concederá la petición de forma preliminar (sin escuchar al acusado). En caso contrario, el juez designará una audiencia en la que se justificará al demandante y se escuchará también al demandado. Si el juez considera suficiente la justificación, concederá la solicitud.

Ver también:

  • Buzz
  • Derecho civil
  • Derecho Procesal Civil