Significado de la Cirrosis

      Comentarios desactivados en Significado de la Cirrosis

La cirrosis hepática es una enfermedad que afecta a todo el hígado, caracterizada por la formación de nódulos de hepatocitos (células hepáticas) rodeados de fibrosis difusa.

Es la etapa final, difusa y teóricamente irreversible de la fibrosis hepática avanzada, que lleva a la pérdida de la arquitectura normal de los órganos.

Estos nódulos de hepatocitos pueden formarse por la penetración de septos fibrosos en lóbulos preexistentes o por la actividad regenerativa de los propios hepatocitos, que se produce después de la necrosis.

La cirrosis es el resultado de la fibrosis, que a su vez representa la curación que sigue a la destrucción de los hepatocitos y al colapso de la red de reticulina que los sostiene.

La palabra “cirrosis” fue utilizada por primera vez en el siglo XIX por René Laennec, a partir de la palabra griega kirrhos, que significa “amarillo pardo”, en referencia al color amarillento que tenía el hígado de los alcohólicos crónicos durante la necropsia.

La hepatitis crónica B y C y el alcoholismo son las principales causas de la cirrosis hepática. El diagnóstico se hace mediante evaluación de laboratorio, exámenes de imagen, endoscopia digestiva alta y biopsia de hígado.

Las principales complicaciones de la cirrosis se producen debido a la hipertensión de la vena porta, que se instala en el proceso evolutivo. Las ascitis, la hemorragia varicosa, la peritonitis bacteriana espontánea, la encefalopatía hepática, el síndrome hepatorrenal y el hepatocarcinoma se encuentran entre las complicaciones más graves, siendo responsables de una alta mortalidad.

El tratamiento de la cirrosis es complejo y requiere el tratamiento de la causa subyacente, el control y la prevención de las complicaciones, una buena nutrición, la abstinencia del alcohol, la detección del hepatocarcinoma y el trasplante de hígado, que es el tratamiento definitivo de esta enfermedad.