Significado del Aullido del Perro

      Comentarios desactivados en Significado del Aullido del Perro

El aullido de los perros es un sonido emitido por los perros que es claramente diferente de los ladridos, los bostezos, los gruñidos y los gemidos. Los cachorros pueden aullar por muchas razones diferentes.

Aullar no suele significar dolor o sufrimiento, pero a menudo sirve para aliviar el aburrimiento y la soledad . También puede ser una forma para que el perro exprese su frustración. Los aullidos tienen diferentes tonos e intensidades, que varían según el tipo de mensaje que quieren enviar.

El aullido de un perro no es un signo de mal agüero o de mal augurio , como la sabiduría popular ya lo ha afirmado, sino un comportamiento heredado de los antepasados salvajes, los lobos . Los aullidos son una forma de comunicación utilizada por los perros, que cuando aúllan, alcanzan un tono más alto y pueden ser escuchados más lejos. En un lugar con muchos perros, los aullidos pueden servir para advertir a otros perros que no están en las cercanías sobre un intruso. Los perros aúllan para tratar de comunicarse cuando no hay contacto visual entre ellos.

Algunos cachorros tienden a aullar cuando se les deja solos por un tiempo. Así, aúllan con la esperanza de llamar a sus dueños, que son los elementos de su manada. A menudo, cuando escuchan a otros cachorros en el vecindario, también se les estimula a aullar. Los aullidos también pueden ser una forma de expresar la emoción y la alegría, como es el caso de los perros que aúllan cuando escuchan música. Algunas razas son más propensas a aullar, como el husky siberiano, el samoieda y el malamute de Alaska.

Otra razón que anima al perro a aullar es la presencia de una hembra en celo en los alrededores, y teniendo en cuenta que su olor se propaga a través del viento, muchos machos, incluso estando lejos, son atraídos, lo que a menudo da lugar a una “sinfonía de aullidos”. Para evitar aullar en esta situación, es necesario tratar de dejar al macho en algún ambiente distante y preferentemente en un lugar más cerrado, donde no pueda oler a esa hembra.

Muchos dueños no se acostumbran a que su perro aúlle, y tal vez aúlle más a menudo durante la noche, poniendo en peligro su descanso. Puedes enseñar a tu cachorro a no aullar. El dueño puede hacer que el momento del aullido sea desagradable para el perro haciendo sonar un silbato cuando el perro aulla. También es posible comprar un collar anti-ladridos/ aullidos, que inhibe al perro de ladrar/ aullar. En el último caso, puede contratar a un entrenador, porque un profesional puede ayudarle en esta situación.

Recuerde que los aullidos pueden ser un signo de frustración, y muchos perros se frustran cuando no practican actividad física. No te olvides de pasear a tu perro, haciendo un buen paseo con él.