Significado de la actividad física

      Comentarios desactivados en Significado de la actividad física

La actividad física consiste en cualquier tipo de movimiento corporal que dé como resultado el gasto de energía por encima de lo considerado estándar cuando el cuerpo está en reposo.

Las actividades físicas son importantes para evitar que la persona sea sedentaria, lo que influye en el logro de una buena calidad de vida y de salud. Mantener un nivel adecuado de movimiento corporal ayuda principalmente a evitar probables problemas cardíacos y derrames cerebrales.

Aprenda más sobre el sedentarismo.

Para evitar el sedentarismo, lo ideal es que la persona tenga un promedio de 150 minutos de actividad física por semana, es decir, aproximadamente 30 minutos de movimiento físico por día, 5 días a la semana.

Beneficios de la actividad física

La actividad física tiene varios beneficios para las personas, principalmente ayuda a fortalecer los músculos, las articulaciones y los huesos. Además, también proporciona un aumento de la agilidad corporal, la flexibilidad, la resistencia física y una buena aptitud cardiorrespiratoria.

Según los expertos en la materia, el hecho de mantener actividades físicas regularmente ayuda a mejorar la calidad de vida del individuo, como el sueño, el estado de ánimo, la disposición mental y física, la alimentación, el aspecto de la piel y el cabello, la virilidad, entre otras cosas.

Otros beneficios de la actividad física que merecen destacarse son: mejora de la circulación sanguínea; fortalecimiento del sistema inmunológico; ayuda para la pérdida de peso y de grasa; aumento del metabolismo; mejora de la coordinación motora; reducción de la ansiedad; y mejora de la autoestima.

Diferencia entre la actividad física y el ejercicio

La actividad física se caracteriza por cualquier movimiento corporal realizado por los músculos esqueléticos cuando están por encima del nivel de reposo. Caminar, barrer la casa, pasear al perro, jugar, etc., se consideran actividades físicas.

Los ejercicios físicos, por otro lado, tienen una secuencia sistemática de movimientos y tienen como objetivo trabajar partes específicas del cuerpo de una manera más intensa. El culturismo, las flexiones y los abdominales son algunos ejemplos de ejercicios físicos específicos.