6 Ejemplos de Ambigüedad

      Comentarios desactivados en 6 Ejemplos de Ambigüedad

La ambigüedad es la característica de una palabra que tiene un doble significado o que genera dudas sobre su significado. Una frase o palabra ambigua suele generar incertidumbre sobre lo que se dice.

La ambigüedad puede ser léxica o estructural. Es léxico cuando la palabra utilizada tiene más de un significado, es estructural cuando la forma en que la palabra fue colocada en la frase causa dudas sobre el significado utilizado.

Aquí hay algunos ejemplos de ambigüedad:

1. John fue tras el taxi corriendo

En esta frase la ambigüedad se produce por el uso de la palabra correr. Por la forma en que se colocó la palabra no es posible estar seguro del verdadero significado de la frase.

Hay dos posibles interpretaciones: John tuvo que correr detrás del taxi para llegar a él o el taxi corría a alta velocidad y John tuvo que ir detrás de él.

Para acabar con la ambigüedad, la frase podría escribirse así:

  • João, corriendo, fue tras el taxi.
  • John fue tras el taxi que pasó.

2. Ana se reunió con el gerente de la tienda con su hermano

En este ejemplo el doble sentido de la frase ocurre en relación con la expresión tu hermano.

Por la forma en que fue escrita la sentencia, no es posible saber si el hermano de la sentencia es el hermano de Ana o el hermano del gerente de la tienda.

Escribir soluciones para dejar la frase sin ambigüedades:

  • Ana encontró a su hermano con el gerente de la tienda.
  • Ana encontró al gerente de la tienda con su hermano.

3. Mi padre se fue de la zapatería

Este ejemplo también deja dudas sobre el significado de la palabra “zapatos”. Por la forma en que está escrita la frase, no se puede decir que se trata de una tienda que vende zapatos o si el padre ha salido de la tienda ya con los zapatos nuevos.

Para acabar con la ambigüedad, la frase podría ser reescrita así:

  • Mi padre salió de la tienda con sus zapatos.
  • Mi padre dejó la tienda que vende zapatos.

4. Se sentó en la silla y se rompió el brazo

Este es un ejemplo de ambigüedad léxica, ya que la palabra brazo puede tener más de un significado: brazo de la silla o brazo de la persona. En la construcción de esta frase no está claro qué brazo se rompió.

Para resolver la ambigüedad:

  • Se sentó y el brazo de la silla se rompió.
  • Se sentó en su silla y se rompió su propio brazo.

5. Visité la iglesia del país que sufrió el ataque

Este es otro ejemplo de ambigüedad que ocurre por la forma en que la frase fue estructurada. En esta situación la duda sigue siendo si fue la iglesia o el país el que sufrió el ataque.

La frase podría ser escrita de otra manera para terminar con la ambigüedad.

  • Visité la iglesia que fue atacada.
  • Visité una iglesia en ese país que sufrió el ataque.

6. Se acordó que nos encontraríamos en el banco

Este es otro ejemplo de una ambigüedad léxica porque la palabra banco puede tener más de un significado. En el caso de esta frase no es posible saber en qué banco se programó la reunión.

Reescribir las soluciones de la sentencia:

  • Se acordó que nos reuniríamos en el banco en la plaza central.
  • Se acordó que nos encontraríamos en el banco donde pedimos el préstamo.

Ver también los significados de Ambigüedad, Ambigüedad y Desambiguación.