5 formas de poner en práctica la seriedad

      Comentarios desactivados en 5 formas de poner en práctica la seriedad

La hermandad es una palabra que puede ser comparada con el sentido de compañerismo, un sentimiento de unión y amistad entre mujeres . Esta palabra se utiliza a menudo dentro del movimiento feminista para fomentar el apoyo entre las mujeres.

Forma parte del concepto de hermandad entender que las mujeres deben estar unidas y actuar entre ellas como si fueran hermanas, aunque no siempre se entienda la situación o las razones de otra mujer.

Otros conceptos que son importantes para entender la hermandad son: el respeto por las diferencias, la empatía y el sentimiento de compañerismo.

Aprende sobre algunas prácticas importantes de las hermandades:

1. No juzgues a otra mujer porque tenga actitudes que tú no tendrías

julgar

Este consejo puede aplicarse a muchas situaciones diferentes. Lo más importante es aprender a no juzgar a otras mujeres que han tomado decisiones diferentes a las tuyas o que toman decisiones que no entiendes.

Ya sea por la forma de vestir, el tipo físico, la forma de comportarse, las relaciones que tiene o la carrera que ha elegido, por qué ha decidido ser un ama de casa, por qué ha decidido tener hijos o no.

Lo mismo ocurre con el hábito de referirse a otras mujeres con palabras ofensivas o con maldiciones que la exponen de alguna manera.

Lo más importante es aprender a respetar las elecciones de otras mujeres y tratar de entender que todas son diferentes entre sí. No juzgar es una de las características más importantes de la hermandad, es saber entender y respetar sin juzgar.

2. No veas a otras mujeres como enemigas o competidoras

amigas

Esta es una práctica que quizás todavía es difícil para muchas mujeres porque es un sentimiento común en la vida de muchas personas. Aprender a ver a otras mujeres como amigas o hermanas puede ser un gran beneficio de la hermandad.

Es un ejercicio muy interesante comenzar a observar a otras mujeres, especialmente a las que son muy diferentes a usted, e intentar cambiar esta impresión de que las mujeres son competidoras o enemigas.

Para poner esto en práctica es necesario empatizar y observar el propio comportamiento, ya que la idea de que las mujeres son siempre competidoras debe transformarse en un sentimiento de amistad, respeto y afecto.

3. Consumir el trabajo realizado por otras mujeres

trabalho

Otra forma de practicar la seriedad es ayudar a otras mujeres a consumir productos o servicios que son hechos y vendidos por mujeres. El mismo consejo es válido para ayudar a difundir los buenos productos o trabajos realizados exclusivamente por mujeres.

Hoy en día ya no es difícil encontrar mujeres actuando en todas las áreas de trabajo y haciendo todo tipo de servicios que normalmente hacían los hombres. Indicar a las mujeres para los puestos de trabajo también puede ser una práctica de la hermandad.

Así que una buena manera de practicar la hermandad es comprar productos hechos por mujeres, consultar con mujeres profesionales y contratar mujeres para hacer el servicio que necesitas.

Conoce a 8 autores que escriben sobre la importancia de la hermandad.

4. Ayudar a otra mujer que necesita apoyo

ajuda

Una de las cosas más importantes en la hermandad es aprender a prestar atención a otras mujeres y entender cuando una de ellas necesita ayuda. Esta ayuda puede ir desde una situación sencilla, como mantener una conversación, hasta una situación más compleja, como ayudar a una mujer que está experimentando una situación o relación de abuso.

Ayudar a otras mujeres necesitadas es un ejercicio de la hermandad, especialmente cuando esto sucede sin importar quién es la persona necesitada.

El consejo es: no elijas a quién vas a ayudar y no finjas que no te has dado cuenta de que una mujer necesita tu ayuda. Practica la hermandad y ayuda a cualquier mujer que necesite apoyo.

5. Empoderar a las mujeres que conoces

sororidade

Hay muchas maneras de potenciar a las mujeres que te rodean. Seguir estos consejos es una forma de hacerlo.

También puedes dar consejos, ofrecer tu tiempo, tu ayuda, indicar libros, es decir, cualquier actitud para ayudar a otra mujer a informarse y potenciarse.

Otra forma de ayudar al empoderamiento de las mujeres es discutir ideas y hacer preguntas sobre la importancia del feminismo. Hablar de la historia de la lucha de las mujeres por sus derechos y de todas las cuestiones que rodean la búsqueda de la igualdad de derechos entre mujeres y hombres es también una forma de empoderamiento.

Aprende más sobre los significados de la hermandad, el feminismo y el empoderamiento.